Y era que su nombre allí, causal de autosuicidios, propiciaba los inicios del odio y del amor.
Yo rescataba entre sienes escarlatas, las penas remediadas, las deudas ya saldadas y te dejaba ser libre.
Ella marchitaba silenciosa, sus manos de artesana quedaban hechas nada, vueltas aire.
Él pasaba de estación en estación, el frío y el calor le parecían ya lo mismo, y pensó en un momento volver a rendirse ante la vejez de los momentos felices.
Que las historias inconclusas le resultaban atractivas, pero le dolían más que el desgarro de un llanto.
Buen fin de semana, maltratado por la ausencia de sus manos en este cuerpo que elige las caricias egoístas cuando no tiene más que las propias manos para disfrutar.
Puedo creer en mil cosas y ninguna de ellas creerá en mí, si tan solo un poco de remordimiento me encuentra pensando en un futuro.
Que las voces escasamente derramadas en estos sentimientos nunca cesen, pues me encontraría nula, sola, devastada.
Carraspea mi voz atrevida, porque hace tiempo dejó de mentir y la verdad es demasiado peligrosa. Un objeto de cuidados extremos.
Juegos reticentes, atados a la imaginería colectiva.
Coléricos los gritos del amor que disimulan la tragedia.
Y aunque intente ocultar o escapar, en el fondo sé que se sucede lo que no se cuenta.
Y si es que te tengo, alma inanimada, del infortunio a la suerte esperada hay tan solo un paso que dura un año luz o más...
De regreso al silencio, caminando por donde vine, me extiendo y me hago grande. Me hago enorme, me convierto en océano-mar, estrellas-galaxia, muerte-realidad, canto-voz-llanto.
No hay un más allá que linde mis raíces a esta ciudad impenetrable; y ya no queda más que un cerebro asfixiado por emociones ciclotímicas y sueños homicidas.






chachu.septiembre.'08.retando.a.quien.se.me.aparezca.en.este.momento.

y.que.parezca.un.accidente.en.vez.de.un.suicido.por.falta.de.amor.






"Ríe en el pañuelo llora a carcajadas

pero cierra las puertas de tu rostro

para que no digan luego

que aquella mujer enamorada fuiste tú."

(A.P.)

12 comentarios:

Lucas dijo...

no lo leí. Prometo que después lo leo. Pasé para decir que el error de decirme Guille (por Socio) es como cambiarle el nombre a una novia! Todo bien con Socio. Pero la venganza será terrible!!!!jeje

Horario Medellín dijo...

cuando leas lo que escribí... ahí vas a tener derecho para decirme algo... mientras tanto no... calladito la boca...

Lucas dijo...

Ya está lo leí. Comprendo que la cabeza está llena de pensamientos que llevan a la confusión de nombres.
Me sonó a reto te respuesta :( y como dice ahí, retás al que aparezca en el camino.
Saludos Silvina.....
....Perdón, Rocío....
....Digo, Chachu :P

Raquel Fernández dijo...

Como siempre, tu texto es precioso. Tus escritos se hacen esperar, pero vale la pena.
Un beso grande y que tengas una buena semana.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

"Que las historias inconclusas le resultaban atractivas, pero le dolían más que el desgarro de un llanto."
Me quedé ahí hoy, lindo como siempre todo el post.
Un abrazote.

Silvina dijo...

O sea que no me puedo aparecer?

Socio del Desierto dijo...

Jaja, le dijiste Guille a lucas?
Mientras no te pasé en la cama...(?).
Gieco querido no me gustó mucho, un par de versiones nomás... el resto prescindible.
Una delicia leerte, como siempre.

ccccc dijo...

Es verdad, un simple nombre puede causar autosuicidios.

El tano dijo...

Ultimamente me he hecho adicto a las historias inconclusas... y la neurosis y al llanto seco.

Si conoces alguna pildora contra todo eso te agradecería la receta.

Atte.

Tano, el

carmela dijo...

¡muy bueno!

saludos

skelter dijo...

Oye, abrumador tu texto.

Saludos.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

"Cantidades de dolor exaltado, y mi pulso a contramano."
Le dejo un abrazo por aquí cuidese.
Besos!